Presupuesto gratuito
Presupuesto gratuito
Newport logo calor híbrido Newport logo calor híbrido

Blog





14 febrero, 2018

Cómo un consumo eficiente reduce su factura de la luz

Iniciamos 2018 con una bajada importante de las temperaturas. La nieve ha hecho acto de presencia en gran parte de la Península Ibérica y es en estos momentos cuando nuestras calefacciones funcionan en sus hogares a pleno rendimiento. ¿Cuál es el resultado? Que se encarece de manera considerable la factura de la luz. Sin embargo, unos consejos básicos pueden ayudarles a que no se disparen los gastos de luz. Es la forma de hacer uso de un consumo eficiente.

Siga nuestras recomendaciones y comience a no malgastar sin renunciar al objetivo: el confort.

1. Ventile su vivienda por las mañanas

La primera recomendación va dirigida a ventilar la casa únicamente en horario de mañanas, antes de encender la calefacción, procediendo a cerrar las ventanas una vez que termine. ¿Por qué? Si las mantiene abiertas por mucho tiempo, y en el horario habitual en el que se hace uso de la calefacción eléctrica, estarán perdiendo el calor que se ha acumulado en la vivienda.

Y nunca olvide que para renovar completamente el aire de una habitación es suficiente la apertura de las ventanas durante diez minutos. Unido a este consejo, podemos darle el de cerrar las puertas y las ventanas en cuartos que no usen para evitar las pérdidas de calor.

Un buen uso del sistema de calefacción que tiene instalado en su vivienda le ayudará a ahorrar. Apueste por el consumo eficiente

2. ¿Cuál es la temperatura ideal en el hogar?

Hay un concepto equivocado en cuanto a la temperatura que deben tener las estancias de la vivienda. El Instituto de la Diversificación y Ahorro de la Energía –IDEA- recomienda 20 grados como la temperatura ideal a la que tenemos que poner la calefacción para no pasar frío, no derrochar dinero y apostar por el consumo eficiente.

Teniendo en cuenta que por cada grado de temperatura por encima de 20 grados, puede traducirse en un incremento del 5 % -7 % de su factura. Asimismo, si la vivienda cuenta con el adecuado aislamiento térmico y se ha mantenido encendida durante el día lo más probable es que no necesite mantenerse encendida por la noche.

En definitiva, se considera una temperatura adecuada y confortable dentro del hogar los 20-21 grados, sin que por ello se dispare el consumo.

3. La importancia del aislamiento térmico para evitar derroches

Revisar el aislamiento térmico en su hogar es un asunto básico. Debe observar las juntas, ya que las fugas de calor podrían traducirse en un incremento de hasta el 30 % del consumo de su calefacción. Son precisamente estas juntas uno de los puntos débiles de la vivienda en este aspecto.

Colocar aislantes detrás de los zócalos, donde se une la pared y el techo, puede ser una buena opción. También en las coyunturas de los marcos de puertas y ventanas, que son otro de los lugares por donde entra el aire frío. Si su vivienda cuenta con ventanas adecuadas de PVC, por ejemplo, el aislamiento será el idóneo.

Los techos, otro de los lugares donde más calor se pierde, deben contar con un buen aislamiento, pudiendo reducir de esa forma hasta un 35 % los gastos de la calefacción.

Existen pinturas especiales que reflectan el calor en lugar de absorberlo, si es el caso de no poder contar con materiales aislantes de fibra mineral, como la lana de piedra o fibra de vidrio, de más alto coste económico.

Por su parte, las paredes deben contar con una instalación de una capa de tres centímetros de corcho, fibra de vidrio o poliuretano, que aportarán la misma capacidad aislante que un muro de piedra de un metro de ancho, aproximadamente. En las obras de nueva construcción, los ladrillos huecos son también una buena opción.

Por último, en este repaso de los elementos más influenciables en el tema de las pérdidas de calor, hay que tener en cuenta las alfombras, que ayudan a reducir esa pérdida de energía, sobre todo si hablamos de suelos de baldosa o parquet.

Las moquetas son capaces de retener hasta un 12 % más el calor de una habitación, aunque no podamos pasar por alto un inconveniente: los alérgenos que acumulan.

En definitiva, por muy eficiente que sea el sistema de calefacción, sin un buen aislamiento térmico las pérdidas provocarán que se necesite un volumen de energía mayor para alcanzar la temperatura deseada. Una vivienda mal aislada consigue que en invierno se enfríe más rápidamente, mientras que en verano se calienta más en menos tiempo.

En definitiva, se considera una temperatura adecuada y confortable dentro del hogar los 20-21 grados, sin que por ello se dispare el consumo

4. La importancia de las válvulas termostáticas y termostatos para ahorrar

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía -IDEA- establece que se puede ahorrar entre un 8 y un 13 % de energía colocando válvulas termostáticas en los radiadores o termostatos programables que permitan variar la temperatura en función de las necesidades de cada estancia según la hora del día.

5. Los radiadores deben estar libres de obstáculos

La manera adecuado para que el aire caliente puede ser difundido correctamente es no obstaculizando su salida con cubre radiadores, muebles o incluso ropa -acto bastante habitual para que de ese modo se seque antes-.

6. Adecuarse a las circunstancias

¿Son iguales las necesidades de calor durante el día -cuando la temperatura aumenta de forma gradual desde el momento en el que amanece hasta las horas centrales- que durante la noche? No. ¿Son todas las estancias iguales en cuanto a necesidades se refiere? La respuesta sigue siendo no.

Es evidente que en las habitaciones que se utilicen de día, zona de día, la temperatura deberá ser mayor que en los dormitorios, zona de noche. El IDAE indica entre 15 y 17 grados la temperatura adecuada en el dormitorio durante la noche.

7. La importancia de elegir correctamente su comercializadora eléctrica y las tarifas

Cada compañía eléctrica cuenta con unas tarifas y planes que pueden adaptarse en mayor medida a sus necesidades. Debe tomarse su tiempo en informarse de cada una de ellas y optar por la más rentable.

Una serie de consejos que son los que le harán conseguir un consumo eficiente y, de esa forma, no encontrarse con facturas de la luz abusivas de forma innecesaria.

 

Photo by Roberto Nickson on Unsplash
Cómo un consumo eficiente reduce su factura de la luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *